martes, 19 de septiembre de 2017

Iniciativa #LeoAutorasOct

¡Buenos días, lectores! Hoy os quería informar de una iniciativa en la que voy a estar participando el próximo mes, octubre, y es la iniciativa #LeoAutorasOct. Un mes para leer solo a autoras, da igual el género literario, el estilo o la época, mujeres al fin y al cabo.


Me parece una propuesta fantástica para reivindicar el papel de las mujeres en la literatura, campo que ha estado vedado para nosotras (como cualquier otro que supusiera independencia emocional o intelectual, vamos). Desde hace mucho tiempo, soy consciente de que las cifras de escritores y escritoras no son equitativas, y es tanto por lo que he dicho anteriormente (la negación a incluir a la mujer en el ámbito intelectual) como por la falta de visibilización (una vez la primera barrera se consiguió abolir en algunos países del mundo, por desgracia no en todos).

El momento en el que fui más consciente de esta desigualdad fue cuando comencé la carrera (filología hispánica) hace cuatro años. Además, en ese momento empecé a formarme en el feminismo. En las asignaturas de literatura, desde medieval hasta contemporánea, solo tuvimos cuatro lecturas obligatorias escritas por mujeres: sor Juana Inés de la Cruz, María de Zayas, Emilia Pardo Bazán y Carmen Laforet, mientras en una sola asinatura estudiábamos a Quevedo, a Góngora, a Cervantes, a Baltasar Gracián y a Mateo Alemán.... Esta falta de equilibro de autores y autoras se debe a la primera razón, no podían acceder a la literatura, pero, lo que más me sorprendió fue que en literatura ACTUAL no hubiera NI UNA SOLA OBRA LITERARIA ESCRITA POR UNA MUJER como lectura obligatoria y sí cinco obras escritas por hombres. Hoy en día, como sabemos, las mujeres (en España e Hispanoamérica, recalco, porque mis asignaturas se enmarcaban en estas zonas) si pueden acceder a la literatura, ¿pero qué pasa? Que desde los sectores oficiales (universidades, colegios, suplementos culturales...) no se las visibiliza (si hacéis una búsqueda rápida en Internet también podréis ver el desequilibrio en cuanto a premios otorgados, es decir, de nuevo un problema de visibilización y reconocimiento) y aquí es donde este tipo de campañas, las redes sociales o los blogs pueden actuar. Personalmente, desde que estoy en este mundo de los blogs veo que en las nuevas generaciones no existe tanto ese prejuicio y se lee lo que a uno le apetece sin tener en cuenta el género del autor (que así es como debería ser) y eso me da esperanzas.

En fin, que por todo ello y más, desde la organización de esta iniciativa se propuso leer todo un mes solo a mujeres como forma de reivindicar nuestra posición en el mundo literario, una forma de visibilizar la labor de las escritoras y de luchar contra la misoginia imperante (me refiero a eliminar la discriminación en el sector literario como "industria", soy consciente de que una mujer también puede escribir una obra con contenido machista, tenemos bastantes ejemplos de ello..., y eso también debe desaparecer). Personalmente, en mis lecturas suele haber un número a la par de autores y autoras, pero aún así quiero participar en la iniciativa, darla a conocer y nunca olvidar las palabras de Virginia Woolf en Una habitación propia“Yo me atrevería a pensar que el Anónimo, quien escribiera tantos poemas sin firmarlos, fue a menudo una mujer”.

Y después de esta charla que os he dado, aquí tenéis la lista de autoras y obras literarias que me he propuesto para esta iniciativa. Yo soy muy mala para hacerme listas de libros para la leer, pues no las suelo cumplir, así que es una lista susceptible de cambios jajaja.



-La mano izquierda de la oscuridad de Ursula K. Le Guin.
-Jane Eyre de Charlotte Brontë
-Emma de Jane Austen
-Jonathan Strange y el señor Norrell de Susanna Clarke




Tampoco querría terminar esta entrada sin recomendaros algunos libros escritos por mujeres que a mi me encantan. Algunos de ellos tienen reflexiones premeditadamente feministas por parte de las autoras, mientras que otros son simplemente libros de autoras que me gustan, sin ninguna vinculación evidente con el feminismo:

-El cuento número trece de Diane Setterfield
-Consecuencias naturales de Elia Barceló
-Una habitación propia de Virginia Woolf
-Nada de Carmen Laforet
-La vida de las mujeres de Alice Munro
-El cuento de la criada de Margaret Atwood
-The power (RESEÑA) de Naomi Alderman
-La rueda celeste de Ursula K. Le Guin
-Frankenstein o el moderno Prometeo de Mary Shelley


¡Hasta aquí todo lo que os quería contar! ¿Vosotros os animáis con esta iniciativa? ¿Habéis leído alguno de los libros que he mencionado? ¡Contadme!



viernes, 15 de septiembre de 2017

Reseña: Una corte de rosas y espinas


Título: Una corte de rosas y espinas

Título original: A Court of Thornes and Roses

Autor: Sarah J. Maas

Saga: Una corte de rosas y espinas#1 (A Court of Thornes and Roses#1)

Editorial: Crossbooks (Destino)

Nº de páginas: 456

Precio: 16’95 €

Sinopsis: Feyre está desesperada, su vida y la de su familia dependen de ella. Enfrentada al hambre más absoluto, no dudará en ir al bosque prohibido y matar si es necesario. Pero su osadía la convierte en prisionera del misterioso Tamlin, quien a pesar de su aparente frialdad la hará descubrir una ardiente pasión que marcará su destino. Lejos de su familia y su mundo, Feyre tendrá que tomar una decisión capital para salvar todo lo que ama.

Como todos sabréis a estas alturas Una corte de rosas y espinas es un retelling de La bella y la bestia, pero no de la idealista versión de Disney, si no del cuento original tanto la versión de Villeneuve como la de Beaumont , pero la historia va mucho más allá. Realmente, esta novela se puede dividir entre lo que es retelling de La bella y la bestia y lo que no.

Ahora bien, esta novela que ha conseguido encandilar a casi todos sus lectores me ha dejado más bien fría. El libro tiene dos partes y dos estilos narrativos claros que son los que he mencionado anteriormente, pues bien, todo lo que forma parte del retelling en sí me ha parecido, excepto algunos episodios concretos, vacuo y prácticamente carente de interés: que si paseo por el jardín, que si me hago la dura con Tamlin y Lucien, que “madre mía, qué bueno que está Tamlin”...

Personalmente también he odiado todo lo que tiene que ver con la relación entre Feyre y Tamlin: es empalagosa, cliché, instalove, artificial y, sobre todo, tóxica, aunque quiero pensar todo esto se da por que la relación de la historia en la que se basa no es un ejemplo de relación sana. Además, al ser un "amor de cuento" también es todo rápido e instantáneo, pero para eso ya tengo el cuento o las adaptaciones cinematográficas, no quiero ver ese recurso tan facilón de nuevo en otra novela.

De aquí podréis deducir que, en cuanto a los personajes, Tamlin me ha parecido un cliché con patas (¿garras?) y que lo considero plano y aburrido. La protagonista principal, Feyre, sí que me parece mejor construida: es fuerte y tenaz, pero tampoco tiene miedo de expresar sus temores y sus deseos, aunque Sarah J. Maas le ha dado un aire demasiado ingenuo: no se entera de nada, aunque lo pongan frente a  sus ojos y eso no es más que una técnica para intrigar al lector, pero a mí me parece que es una debilidad en cuanto a manejo de la trama y construcción de personajes.

Los personajes que más me han gustado han sido Lucien y Rhysand, ambos secundarios en esta historia. Lucien es el “emisario” y mejor amigo de Tamlin. Me gusta porque es un personaje sincero con respecto a Freyre: al principio no la soporta y no le importa negarlo, y no la idealiza como hace Tamlin. Además, es ingenioso y sarcástico. Rhysand aparece más bien hacia la última parte del libro, pero cobra mucha importancia, es un personaje misterioso y muy interesante, creo que es el que mejor evolución puede sufrir en la trilogía.

Hasta aquí puede parecer que no me ha gustado nada este libro, pero no es así. El problema es que he odiado tantas cosas de esta novela como he amado, y es que a partir de las 150 últimas páginas he encontrado lo que esperaba cuando empecé el libro, creo que merece la pena leerlo solo por estas páginas. Aquí nos dejamos de retelling para que toda la creatividad de la autora salga a la luz y, sin duda, lo clava. Y es que creo que lo que ha traicionado a Sarah J. Maas es toda la parte del retelling, donde no ha conseguido escapar de lo previsible y lo cliché, quizá precisamente porque el cuento tradicional es así.

Para resumir, es una novela que me ha provocado sentimientos contradictorios, me hubiera gustado ponerle mucha más nota, ya que la última parte la he disfrutado muchísimo, pero creo que en un libro de casi 500 páginas, que solo 150 sean interesantes no dice mucho a su favor. A pesar de eso, me apetece mucho leer su continuación, Una corte de niebla y furia, en primer lugar, porque parece que trama pega un vuelco impresionante y se centra en lo que me ha parecido interesante en este y, en segundo lugar, porque se inspira en la historia mitológica de Hades y Perséfone. Me encanta la mitología griega, y este mito en especial. Confío mucho en esta segunda parte para que remonte la trilogía.



¿Vosotros habéis leído esta novela? ¿Os gustó? ¡Contadme!


martes, 12 de septiembre de 2017

Reseña: Melanie. Una novela de zombis

 
Título: Melanie. Una novela de zombis

Título original: The girl with all the gifts

Autor: M. R. Carey

Saga: The girl with all the gifts#1

Editorial: Minotauro

Nº de páginas: 416

Precio: 18’95 €

Sinopsis: Cada mañana, Melanie espera en su celda a que vayan a buscarla para llevarla a clase. Cuando la puerta se abre, el sargento le apunta con su pistola mientras dos de sus hombres la atan a la silla de ruedas. Ella cree que no les gusta. Bromea diciendo que no les morderá, pero ellos no se ríen. Melanie es una niña muy especial...

Como el no muy sutil subtítulo que la editorial española se ha encargado de ponerle a esta novela dice, Melanie es una novela de zombies. Nos encontramos en un mundo postapocalípico que ha colapsado tras una gran cepa de un supuesto “virus” que ha convertido a buena parte de la población en zombies. En este caso, creo que deberíamos irnos a por el término “infectados”, ya que Carey no nos presenta al clásico zombie-muerto viviente, sino que, desde una perspectiva algo más científica, nos pone delante de una amenazadora enfermedad que se trasmite poco a poco y de la que no se puede escapar.

A estos zombies/infectados los llaman hambrientos y es un milagro que aún queden humanos vivos, porque estos enfermos corren, saltan, arañan como bestias y nunca se cansan, de ahí mi empeño por separarlos de los clásicos zombies errantes y lentos. Contra todo pronóstico, la humanidad ha conseguido subsistir en pequeños grupos cercados en los que todo parece haber recuperado parte de la normalidad, pero eso no va a impedir que la especie humana se dé por vencida y deje de estudiar qué es lo que ha causado este cataclismo y si se puede curar.

En uno de estos grupos de investigación es donde comienza la narración. Y, en primer lugar, vamos a seguir a la principal protagonista, Melanie, una niña que, junto a sus compañeros, no responde de la misma forma al virus. El pequeño grupo de Melanie, todos niños, no se deja llevar por sus instintos cuando los humanos ponen inhibidores sobre su piel. Además, estos “niños infectados” son capaces de pensar y de razonar como cualquier persona humana, de hecho, algunos de ellos por encima de la media, como Melanie, pero eso no impide que, si huelen carne, sudor o saliva humana que no esté debidamente inhibida mediante químicos pierdan totalmente el control, sus mandíbulas se muevan implacablemente y su fuero interno les obligue a atacar.

Esta curiosísima reacción al virus está siendo investigada por la Dra. Caldwell, que cree que en estos niños está la clave para la supervivencia de la especie humana. En mi opinión, la mayor parte de la fuerza y la potencia de la novela se encuentran en esta contraposición: para la doctora los niños no son más que ratas de laboratorio a las que diseccionar, sin tener en cuenta esos rasgos humanos que parecen mostrar. Mientras que los lectores, desde el punto de vista de Melanie, vemos que son niños como otros cualquiera, al fin y al cabo, pero infectados, por lo tanto es sobrecogedora la inocencia con las que el autor retrata a estos niños y la indiferencia con la que la doctora los trata. Nosotros, como lectores, ya sentimos empatía hacia ellos así que se va creando un conflicto entre lo lógico y lo emocional: sabemos que están contagiados, pero no queremos que les hagan daño, porque siguen siendo unos niños que no entienden qué está pasando.

Otro detalle que también hace que la novela sobresalga es la narración desde diferentes puntos de vista. No solo desde el de Melanie, también atravesaremos esta historia de la mano de la Srta. Justineau, una de las “profesoras” de Melanie, la Dra. Caldwell o el sargento Parks, entre otros, todos con unas personalidades muy marcadas que chocaran entre ellas: Justineau quiere mantener viva a Melanie, mientas que la doctora quiere diseccionarla y el sargento solo quiere que las normas se cumplan. La evolución de estos personajes va a ser la que permita la evolución de la trama (Character driven).

Esta narración múltiple también permite que la parte científica esté debidamente explicada y sea coherente. Esta información científica nos la dará la Dra. Caldwell, de la que el autor se ha valido muy bien, porque un defecto corriente en la ciencia ficción es poner en boca de personajes no formados en temas científicos algunas teorías muy complejas. En este caso, como vienen de la boca de una científica totalmente implicada con la causa, veremos unos capítulos descriptivos muy creíbles y lógicos. Además, todo este bagaje científico está muy bien repartido a lo largo del libro y es comprensible para no resultar pesado.

Ahora bien, hacia la mitad del libro hay un altibajo evidente en la narración, tanto la trama como la escritura se vuelven algo más planas: en resumen, a mi parecer le sobran algunas páginas que no contribuyen ni a la trama, ni a la construcción de los personajes, por lo que son superfluas e innecesarias.

En general, el libro me ha gustado y me ha parecido bien conseguido y estructurado. A pesar de esto, tampoco creo que sea una historia maravillosa. Es interesante, el autor construye un buen mundo postapocalíptico, la escritura se mantiene estable durante buena parte de la novela, pero para mí le ha faltado algo más para ser una novela perfecta. Aun así pienso que es muy entretenida, que propone algunas preguntas sobre la existencia y ser humano excelentes y que vale la pena leerla.

PD: Si conocéis el libro que se hizo tan conocido, R y Julie (RESEÑA), podréis comparar como dos ideas parecidas, humanizar personajes tradicionalmente representados de forma monstruosa, se han desarrollado de forma muy diferente, siendo este libro, Melanie, muy superior en trama y calidad literaria. Es lo que R y Julie quiso pero no pudo ser.




¿Habéis leído este libro? ¿Qué me podéis decir vosotros de él? ¡Un besazo!

sábado, 9 de septiembre de 2017

IMM - Book haul (10)

¡Hola, lectores! Hoy os traigo un nuevo IMM o Book haul donde os enseño mis últimas adquisiciones. ¡Vamos allá!



-Juego de tronos, Choque de reyes y Tormenta de espadas (Canción de hielo y fuego #1, #2 y #3) de George R. R. Martin. Bueno, no voy a comentar mucho sobre estos libros porque no creo que sean desconocidos para nadie. Son los tres primeros libros de Canción de hielo y fuego en esta magnífica edición de lujo de Gigamesh. Ya he leído esta saga hasta el último que se ha publicado a través de ediciones digitales, pero me gustan tanto que quiero hacerme con este formato. Estos, además, los conseguí a través de Wallapop a un precio muy asequible para tratarse de estas ediciones.



-The Assasin’s Blade (Micronovelas de Trono de cristal), Throne of Glass (Trono de cristal), Crown of Midnight (Corona de medianoche) y Heir of fire (Heredera de fuego) de Sarah J. Maas. En este caso tenemos los cuatro primeros libros de la serie Trono de cristal en inglés. Creo que a casi todas las personas que vivimos en España y leímos Trono de cristal nos pasó lo mismo: Alfaguara publicó el primer libro, Trono de cristal, pero luego pasó mucho tiempo hasta que decidió publicar los demás, pero solo en versión digital. Como recordaba que Trono de cristal me había gustado mucho quise arriesgar comprándolos en físico para continuar la historia.



-The Final Empire (El imperio final), The Well of Ascension (El pozo de la ascensión) y The Hero of Ages (El héroe de las eras) de Brandon Sanderson. Estos tres forman parte de la primera trilogía de Mistborn (Nacidos de la bruma). Creo que hay unos seis libros, pero son dos trilogías diferentes, o algo por el estilo. Nunca he leído nada de Sanderson y llevaba tiempo queriendo hacerme con algo suyo porque he leído muy buenas críticas sobre sus novelas fantásticas, uno de mis géneros favoritos, pero en español cada uno de estos libros cuesta aproximadamente 20 euros y este bookset (que además me parece precioso) cuesta sobre los 16 euros en Amazon.es (que, por cierto, sigue disponible: os dejo el enlace por si os interesa aquí).



Y esto es todo por este mes. Por lo que parece ha sido el mes de las sagas y las trilogías… ¿Habéis leído alguno? ¿Os gustaría hacerlo? ¡Contadme! 

martes, 5 de septiembre de 2017

Reseña: Harry Potter y el legado maldito


Título: Harry Potter y el legado maldito

Título original: Harry Potter and the cursed child

Autor: J.K. Rowling / Jack Thorne / John Tiffany

Saga: Harry Potter#8

Editorial: Salamandra

Nº de páginas: 333

Precio: 19’00 €

Sinopsis: Ser Harry Potter nunca ha sido tarea fácil, menos aún desde que se ha convertido en un ocupadísimo empleado del Ministerio de Magia, un hombre casado y padre de tres hijos. Mientras Harry planta cara a un pasado que se resiste a quedar atrás, su hijo menor, Albus, ha de luchar contra el peso de una herencia familiar de la que él nunca ha querido saber nada. Cuando el destino conecte el pasado con el presente, padre e hijo deberán afrontar una verdad muy incómoda: a veces, la oscuridad surge de los lugares más insospechados.
Harry Potter y el legado maldito es una obra de teatro de Jack Thorne basada en una historia original de J. K. Rowling, John Tiffany y Jack Thorne. Es la octava historia de la saga de Harry Potter y la primera que se representa oficialmente en los escenarios.

He estado bastante tiempo postergando hacer una reseña sobre este libro y es que me provoca muchos sentimientos y la mayoría negativos, algo que hasta ahora para mí era impensable cuando se habla de Harry Potter. La saga de Harry Potter fue de las primeras que leí y, sobre todo, a la que más cariño le tengo, de hecho suelo hacer una relectura de vez en cuando, porque la sigo disfrutando como el primer día. Con Harry Potter y el legado maldito es totalmente lo contrario: sé que hay muchos fans que la han acogido con entusiasmo y realmente han disfrutado de esta nueva historia del mago más conocido de la última década, pero personalmente me he sentido completamente decepcionada por la historia, la trama y los personajes, y estafada por la (los) autores y la campaña de marketing. Voy a intentar explicar por qué me ha hecho sentir así lo más detalladamente que pueda, y en ningún caso quiero ofender a ninguna persona a la que le haya gustado el libro, sabéis que en mi blog siempre se han respetado todas las opiniones.

Entrando de lleno en el guión teatral, como dice su sinopsis, aquí Harry, Ron y Hermione quedan en un segundo plano, ya que el mayor protagonismo lo van a tener sus respectivos hijos, sobre todo Albus, que siente que no encaja con la familia Potter y lo que se espera de esta, y Scorpius, hijo de Draco Malfoy, que siente exactamente lo mismo. Cuando ambos se conozcan y, juntos, formen parte de la misma casa, Slytherin, nacerá una peculiar amistad que arrastrará consigo los problemas sin resolver de sus progenitores.

En esta nueva entrega la trama gira alrededor del uso del giratiempo, que es algo que siempre ha estado pendiente en la saga original, ya que han surgido voces críticas preguntando por qué Harry no lo utiliza para salvar a sus padres. Como digo, en la saga original se nos advierte de que su uso es peligroso, sobre todo para retroceder mucho tiempo atrás y El legado maldito gira en torno a estas consecuencias negativas que devienen de un uso irresponsable del giratiempo. La premisa, en un principio, es interesante porque es algo que cualquier fan se ha preguntado alguna vez, el problema es que prácticamente se queda ahí, no tiene nada más. Nada de la magia, las aventuras, las relaciones, la cotidianidad de Hogwarts que tienen los siete primeros libros.

Por otro lado, la decisión de seguir la saga con una obra de teatro (aunque es un guión a lo que la mayoría puede acceder) me parece interesante para plantear alguna historia menor dentro del universo Harry Potter, pero la para la octava entrega es un formato que se queda corto. La fantasía en teatro es mucho más difícil de conseguir y suele ser bastante más comedida de cómo puede aparecer en una novela por sus posibilidades de realización y por eso digo que carece de la magia original de Harry Potter. Tras muchas charlas con fans de la saga he llegado a la conclusión de que una de las cosas que más gusta al público son los capítulos que recrean la vida en el colegio, aunque no estén en medio de una aventura, la narración maravillosa de Rowling que te introducía en su mundo literario y que este guión, obviamente, no tiene.

Por otro lado, y diría que este es el punto que más me irrita, la historia es maniquea de principio a fin porque este libro se vale del cariño que ya le tenemos a los personajes e intenta reproducir la actitud que estos tenían en la saga original de forma reducida e histriónica porque el marketing de este libro y su objetivo mayor son las ventas derivadas de la nostalgia y, para mí, lo único que han conseguido es que queden unas actitudes forzadas y artificiosas que desvirtúan a los personajes originales. Siguiendo con esto, han reducido al personaje de Ron a un bobalicón y un pelele idiota sin personalidad al que dan ganas de pegarle cada vez que lees una línea suya y han hecho que Hermione pierda toda su chispa, su perspicacia y su inteligencia (SPOILER En El Legado Maldito Hermione esconde el único giratiempo que se ha recuperado detrás de un armario con dos hechizos tontos. EN SU DESPACHO, ¿en serio? FIN DEL SPOILER). De hecho, la obra parece sugerir que ella consigue su puesto de Ministra de magia gracias a Harry Potter, como si no fuera ella la que siempre les estaba salvando el culo gracias a su valentía e inteligencia. Otro ejemplo es que ella pronuncia mal palabras de origen muggle cuando ella viene de una familia no mágica. En otros libros vemos como Ron hace esto, pero en él es algo normal, ya que se ha criado con una familia de magos. 

En resumen, lo que quiero decir es que parece que a los encargados de llevar a cabo esta obra de teatro no les ha importado la personalidad original de los personajes, de hecho diría que ni se han molestado en leer con atención la saga, solo se han enganchado al carro de su popularidad o al menos, recalco, esa es la impresión que da.

Por otro lado, el único personaje que ha salvado un poco la lectura ha sido Scorpius, me parece un personaje algo más trabajado y, además es un rayo de sol, de lo más adorable.

Para terminar con los detalles de la trama que no me han gustado tengo que ir al cierre del guión. Me ha parecido un final rebuscado y efectista además de precipitado y poco pensado (SPOILER: tachán, hija sorpresa de Voldemort que quiere venganza, que pesaos buscad un malo malísimo nuevo. Además, hija de Voldemort y Bellatrix, really? Bellatrix tendría que haber estado embarazada sobre el libro sexto o séptimo, entonces. Albus y Scorpius descubren quién y es cuáles son sus intenciones porque ELLA MISMA LO ESCIRBE EN LA PARED; en plan: “bueno venga, voy a escribir mi plan malvado, dónde puedo ponerlo para que no se me olvide” PUES EN LA **** PARED y se lo dedicas a tu padre muerto con dedicatoria incluida. Es que es para partirse. Os juro que no estoy exagerando, que esto pasa de verdad FIN DEL SPOILER).

Y, ahora sí, para concluir con la reseña, necesito hablaros de por qué me siento estafada como fan. Este guión tiene toda las cualidades de un fanfic de los malos (porque hay fanfics buenos, pero este ni se acerca) y si todo esto se hubiera quedado ahí; en un fanfic de unos fans, pues mira, perfecto, escribe lo que te de la real gana, pero es que este despropósito tiene la aprobación de J. K. Rowling para que se considere como la octava entrega de Harry Potter. Es decir, forma parte del canon oficial de HP y, querida, este producto es una burla para tus lectores que me hace pensar que solo quieres exprimir tu saga y seguir ganando dinero con ella porque sabes que los fans van a ir de cabeza a comprar cada cosa que tú decidas publicar.

En fin, nunca pensaba que le iba a dar una nota tan baja a un libro de Harry Potter, pero tampoco pensaba que esta gran saga nos ofrecería un producto tan por debajo del nivel acostumbrado.




¿Vosotros lo habéis leído? ¿Qué os pareció? ¿Pensáis totalmente lo cotrario? Contadme, ¡me interesa muchísimo vuestra opinión!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...